Un problema. Muchas consecuencias.

Eres más valioso de lo que puedas imaginar.

¿Algún día te has sentido de capa caída pensando que no vales nada?

Pues hay un mercado multimillonario que mataría por CADA SEGUNDO de tu tiempo.

Descubre las consecuencias

¿Cuál es el problema?

Para entender el problema, debemos entender la causa de la que emana todo.

Las redes sociales se financian mediante anunciantes que pujan para mostrarte sus anuncios. Pero el problema NO es la publicidad.

El problema es el modelo de negocio y las consecuencias que tiene sobre nosotros.

  • Ganar MÁS DINERO
  • Mostrarnos MÁS ANUNCIOS
  • Retenernos MÁS TIEMPO ADICTOS

Así nace LA ECONOMÍA DE LA ATENCIÓN

Las consecuencias

Nacemos pensando que todo en internet debería ser gratis, pero nada es gratis.

Esto desemboca en una serie de consecuencias que pagamos los usuarios. La lista es innumerable (y está en aumento), pero podemos destacar:

Compartimos (y por tanto, vemos) nuestros mejores momentos - convenientemente editados para parecer aún mejores.

¿ El problema ?

Sin ser conscientes de esto, comparamos nuestra aburrida normalidad de detrás de las cámaras con los mejores momentos del resto.

Este sentimiento constante de mediocridad, sumado a la interminable lucha por aparentar ser mejores para alcanzar los falsos estándares que consumimos, desata múltiples problemas de salud mental.

Estas consecuencias resultan más graves cuando no conocemos a quien vemos y, por tanto, no podemos contrastar si su vida es igual que en redes o es solo un momento puntual.

De la economía de la atención surge la moneda social como intercambio de atención. Esto son los likes, seguidores, etc.

¿ El problema ?

Dejamos que otros sean los que decidan nuestro valor mediante likes, seguidores, visitas al perfil, etc.

Hasta ahora, nunca se había manifestado de forma tan clara la frase "Si no pagas un producto, el producto eres tú".

¿ El problema ?

Al dejar que otros nos asignen valor mediante interacciones y atención, nos convertimos indirectamente en un producto que debemos vender.

¿Y qué ocurre cuando nuestro producto (nosotros) no se vende tan rápido o bien como esperábamos (interacciones)? Lo retiramos de nuestro precioso y cuidado expositor (nuestro perfil).

¿Conoces a alguien que ha borrado una foto por no tener likes o la atención que buscaba?

¿Puede incluso, que ese alguien seas tú?

Para que las redes sociales prosperen, deben arrancarte cada segundo de tu atención. Sea donde sea.

¿ El problema ?

Hemos pasado a vivir la vida para mostrarla, no para disfrutarla.

Lo peor de esta necesidad de compartir todo, es que no es siquiera un impulso intrínseco que nazca de nosotros.

Estas conductas se han ido induciendo a los usuarios poco a poco para maximizar los ingresos.

¿Puede incluso, que ese alguien seas tú?

Seguro que has notado que no puedes con la misma facilidad que hace años desde que eres usuario de redes sociales.

¿ El problema ?

Las redes sociales nos introducen en un bucle que nunca nos satisface. Curiosamente, aparte de crear un gran vacío y estrés, también sirven como píldoras de relajación.

Nuestra adicción, sumada a la facilidad de satisfacer esa necesidad instantáneamente recurriendo al móvil, nos ha hecho incapaces de lidiar con dificultades.

Hemos asociado el enfrentarnos a cualquier situación de estrés, aburrimiento, dificultad, etc. a la necesidad de escapar de esa desconformidad con tan solo sumergirnos en una pantalla.

La facilidad de encontrar "felicidad" instantánea nos ha vuelto adictos a la búsqueda constante de esta.

¿ El problema ?

Los bucles de retroalimentación impulsados por la dopamina generada por estos productos nos aportan una felicidad instantánea y adictiva.

Estos productos se ha diseñado para hacerte sentir tan bien que, al dejar de obtener esa gratificación, no puedas parar de pensar en como conseguir más.

Esta felicidad instantánea pero efímera nos introduce en una búsqueda agotadora de una falsa "felicidad" que ni siquiera nos llena.

Fear Of Missing Out (Miedo de perderse algo).

¿ El problema ?

Trasladar nuestra vida a una red social, lógicamente, nos hace sentir fuera de nuestra propia vida cuando no estamos utilizándola.

Estamos constantemente pendientes de lo que ocurre dentro y sentimos un dolor muy parecido al dolor físico cuando no podemos participar y/o nos quedamos fuera.

En este mundo tan conectado, hay cada vez menos conexión.

¿ El problema ?

No hay peor soledad que la soledad rodeado de gente.

Estar desconectado de la vida es catastrófico cuando, inevitablemente, volvemos a la realidad de vez en cuando.

Cada vez estamos más aislados, buscando llenar un vacío a través de un producto que, curiosamente, nos vacía cada vez más.

... y muchas más.

Vale, pero...

¿Hay solución?

Diseñar una máquina del tiempo para volver a 1850 y vivir sin internet.

Crear un producto cuyo modelo de negocio no se beneficie de inducir conductas tóxicas y aproveche las ventajas de internet para aportar valor real en la vida real.

Como el problema no es internet, sino el modelo de negocio, aún podemos aprovechar todas las ventajas de internet para mejorar nuestra vida.

Así nace Soocial...

Con la misión de crear el COMPLEMENTO perfecto para nuestra vida social, no un SUSTITUTO de la misma.

" El tiempo que TÚ planeas perder, no es tiempo perdido. "

-- Nir Eyal | In-distract-able ¡Prueba Soocial!